BIOTER

// Terapia de proceso somático

Nuestra vida comienza el día de nuestra concepción, y a partir de ese momento le llamamos proceso de nuestra vida hasta el día de hoy. Ese camino no es fácil, durante todo ese tiempo transcurrido los acontecimientos pueden ser múltiples, y todas las experiencias vividas pueden ser beneficiosas o perjudiciales.

Nuestro cuerpo va a tomar una forma concreta debido a todo ese tipo de experiencias y como las hayamos vivido. En nuestro inconsciente y subconsciente tenemos toda esa información grabada queramos no, y todo eso va a formar parte de nuestra vida, aunque alguna persona pueda manifestar que todo está olvidado, puede que nosotros no queramos recordarlo pero el inconsciente y subconsciente guarda toda esa memoria y a veces nos lo está recordando constantemente aunque nosotros no nos demos cuenta.

En el proceso formativo va a influir todo ese tipo de acontecimientos para el modelaje de nuestro cuerpo (soma), haciéndonos que seamos densos, rígidos, hinchados o colapsados. No somos densos porque si, o hinchados, hay una necesidad de ocultar algo y por eso tomamos una forma corporal adecuada a nuestras necesidades internas.

Nuestro cuerpo está formado por capas y todas ellas dan lugar a la conciencia tisular, a la suma de sensaciones desde todos los niveles celulares. Ello da origen a la conciencia individual.

Todo ser vivo pulsa y esto comienza a nivel celular. La sensación y la postura van a depender de esa pulsación. Si esa pulsación fuese alterada nuestro cuerpo entraría en lo que la medicina llama (enfermedad), ya que para los terapeutas no existen enfermedades, sino personas enfermas.
En todo esto va a influir nuestra forma de pensar, la forma de ver la vida y los acontecimientos que hayan ocurrido durante nuestra vida. El ser humano se forma en un ambiente que puede ser propicio o perjudicial para su formación, y todo eso va influir en nuestra vida y en nuestra salud.
En principio nuestra personalidad va estar influenciada por la herencia genética, el modo como fuimos formados, las influencias culturales, nuestra educación, el ambiente familiar, el social, laboral, etc.

En nuestro cerebro hay tres partes las cuales van a influenciar enormemente en nuestro desarrollo vivencial, emocional, etc.
En la parte externa o cortex cerebral grabamos lo social, en la parte intermedia en el mesencéfalo lo personal, y en el tallo cerebral lo heredado o genético. A estas tres partes les llamamos pos-personal, personal, y pre-personal. Nuestra personalidad va estar enormemente influenciada por la parte que tenga más fuerza, bien lo pos-personal o lo pre-personal.

Si estamos demasiado influenciados por lo social podemos llegar a actuar como un robot, y todo lo hacemos conforme a una forma protocolaria, y si estamos demasiado influenciados por lo pre-personal podríamos funcionar a impulsos. Por lo tanto nuestra personalidad puede estar demasiado influenciada por una de las dos partes y eso puede dar origen a un desequilibrio que a su vez puede llegar a causar una (enfermedad).

Todos los seres vivos pertenecemos al universo y como tales estamos influenciados por el cosmos queramos o no. En todo ser vivo hay una corriente energética que lo recorre y cuando este flujo esta interceptado aparece la llamada (enfermedad), causando cualquier tipo de desequilibrio en nuestro cuerpo.

La terapia de proceso somático es una técnica desarrollada por Stanley Keleman y trata de dar soluciones a esos fulcros o engramas y que pueden interferir en el flujo energético corporal. Cuando estos fulcros son liberados la energía comienza a fluir libremente y es entonces cuando recuperamos nuestra salud perdida.

A través de esta terapia podemos liberarnos de estos acontecimientos y recuperar la salud. Nuestro cuerpo es holísticamente completo y funciona como un todo, cualquier interrupción puede implicar en múltiples procesos somáticos.

A veces vivimos a través de ideas preconcebidas intentando trasladar nuestro pensamiento a nuestra personalidad o bien intentando avivar o interferir nuestro espacio personal con sustancias químicas, con compromisos sociales, retirándonos a la meditación o cultivando la forma física, otros incluso pueden entrar en el alcohol o drogas o incluso comer en exceso o en defecto como la bulimia o la anorexia.

Por lo general nuestros problemas continúan porque no sabemos cómo se organizaron o como podemos desmontarlos.

La experiencia somática descubre la relación entre el proceso y la forma, la forma y el sentimiento, y el sentimiento y la función.

Cuando se dejan o inhiben, o se relajan modelos de acción que han perdurado y que se han hecho automáticos y están profundamente enraizados, se experimentan profundos brotes somáticos de sensaciones y sentimientos, y poderosas corrientes de respuesta que no son verbales.